Category Archive Apuntes

PorElPinzónAzul

Guía para realizar un comentario de texto periodístico

GUÍA PRÁCTICA PARA REALIZAR UN COMENTARIO DE TEXTO PERIODÍSTICO

Para realizar un comentario periodístico en primer lugar es necesario leer atentamente el texto, subrayando aquellas palabras que nos llamen la atención. Una vez hayamos leído el texto, comenzamos a realizar la localización, en la que debemos de indicar quién es el autor y si conocemos algo de su biografía. Si aparece el nombre del autor normalmente nos encontramos ante un artículo de opinión, en el que una personalidad de reconocido prestigio, expone su postura, valoración y análisis sobre un determinado asunto o acontecimiento de interés público. Si no aparece el nombre del autor seguramente se trate de un editorial, que explica, valora y juzga un hecho de especial importancia y actualidad. El editorial resume una opinión colectiva que va en concordancia con la línea ideológica del medio de comunicación en el que se publica y es en muchos casos escrita por el propio director de dicho medio. También se debe añadir dónde está publicado el texto, es decir si está publicado en un periódico de tirada nacional o internacional y el lugar de su publicación.

Según el género y el tema nos encontramos ante un texto periodístico, evidentemente. Además, se trata de un texto expositivo-argumentativo porque presenta la forma de un discurso que pretende persuadir o convencer, mediante razones y pruebas. En cuanto al destino del texto, debemos concretar a quién va dirigido, si es a una persona o a un grupo de personas en concreto o a la sociedad en general. En este apartado debemos razonar cuál es la finalidad del texto, es decir, cuál es la razón por la cuál se ha publicado, relacionando el tema con la actualidad.

En lo referido a la adecuación, podemos encontrar varios tipos de registros. Por un lado el informal que está escrito sin cumplir las reglas sintácticas y gramaticales, por otro lado, el coloquial, que se utiliza en la conversación cotidiana y natural. Y por último, el estándar o el formal que está escrito  según la norma culta de la lengua y de acuerdo a las normas aceptadas. Además, dentro del texto podemos encontrar diversos tipos de modalidades textuales como narración, descripción, argumentación o diálogo. También hemos de indicar las diferentes funciones comunicativas que aparezcan en el texto donde el autor intenta convencer, persuadir, exponer o emocionar. Podemos distinguir entre: la función expresiva o emotiva en la que el emisor intenta transmitir sus sentimientos y emociones; la función apelativa que busca influir en el comportamiento del interlocutor; la referencial que transmite información sobre la realidad y la función poética que se centra en la creación de textos o expresiones.

Para realizar la cohesión, se ha de concretar cuál es el tema del texto, abreviándolo en dos frases. Se ha de localizar también la tesis, que es la opinión y postura del autor; y realizar un resumen, sintetizando con nuestras palabras el contenido del texto. Hay que intentar no copiar fragmentos del texto, solo palabras clave y no se puede opinar nunca. También se han de separar las ideas principales de las secundarias.

En cuanto a la estructura, hemos de analizarla de manera externa, indicando lo que se ve a simple vista (titular, párrafos…); y de manera interna, que puede ser: deductiva donde la idea principal se enuncia al principio, y a continuación se explica, se demuestra o se desarrolla; inductiva: La información más relevante se expone al final del párrafo y se presenta como conclusión de lo dicho anteriormente; y por último circular o paralela: El párrafo se organiza como una sucesión de ideas que no quedan subordinadas unas a otras.

En este apartado hemos de observar los argumentos que haya en el texto, que pueden ser de autoridad, cuando se apoyan en lo que dijo un experto; de ejemplificación, que se basan en casos o hechos concretos; de objetivos o de datos, que sirven de datos y cifras que apoyan la tesis; y afectivos que son los que apelan a las emociones del receptor. Podemos encontrar más tipos de argumentos aunque estos suelen ser los más comunes.

Una vez llegado a este punto, comenzamos a realizar la cohesión del texto. Este apartado suele ser el más costoso para los alumnos. En primer lugar, debemos centrarnos en la modalización del texto, es decir en aquellas palabras que expresen la opinión del autor. Podemos observar si aparece deixis personal que son aquellos verbos y pronombres personales y posesivos que aparezcan en 1ª y 2ª persona, adjetivos y adverbios. También hemos de encontrar las clases de palabras predominantes (sustantivos, adjetivos o verbos); los tiempos verbales utilizados y su relación con el tipo de texto (presente, pasado o futuro) y las clases de oraciones más utilizadas (coordinadas, subordinadas o simples).

Por otro lado, tenemos que mencionar aquellas palabras que se repiten a lo largo del texto (recurrencia). Hemos de encontrar además familias léxicas y derivación, que son las mismas palabras, pero conjugadas o flexionadas (diferentes en género, número o conjugación); campos semánticos, que son un conjunto de palabras con significados relacionados, del mismo tema; sinónimos, antónimos y marcadores textuales.

Para finalizar este apartado hacemos referencia a las figuras retóricas que aparecen en el texto. Las figuras retóricas consisten en una desviación del uso normal del lenguaje para lograr un efecto estilístico: repetición de elementos, intensificación, embellecimiento del mensaje, etc. Son característicos de los textos literarios, más abundantes en la poesía, pero pueden aparecer en ciertos textos periodísticos.

Y por último, realizamos un juicio crítico que se trata de hacer balance de todas las observaciones que hemos ido anotando a lo largo del comentario y expresar de forma sincera, modesta y firme nuestra impresión personal sobre el texto.

 

Call Now Button